Translate

English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

Sponsor

Twitter


Booklet Astrid Lindgren 1907-2002 

La escritora sueca estaría celebrando su centenario en el 2007. Fue una de las grandes escritoras de su tiempo en el exclusivo mundo de la literatura infantil: traducida a más de noventa idiomas; murió mientras dormía en su casa de Estocolmo, el 28 de enero de 2002.

Astrid Anna Emilia Ericsson nació el 14 de noviembre de 1907 en una pequeña granja de Näs [Vimmerby] en la provincia sureña de Smaland (Suecia). Tras quedar embarazada a los 18 años se marcha a Estocolmo donde tendría a Lars. En la capital sueca vivió hasta el final de sus días en el 2002. Allí logró un trabajo que le permitió sacar adelante a su retoño y en 1944 publica su primer trabajo: Britt Mari que narra la historia de una chica en formato epistolar. Poco después gana el segundo premio en un concurso literario del editor más importante de literatura para niños, hecho que impulsará su carrerea como escritora. Al año siguiente publicaba la que sería más famosa de sus obras y en la que intervino su hija Karin con sus ocurrencias: Pippi Calzaslargas [Pippi Longstocking], originalmente varios editores se la rechazaron ya que la protagonista no se ajustaba a los modelos de conducta imperantes en la época. Rastreando en su biografía, encontraremos que sus primeras colaboraciones con el diario local de Vimmerby Tidning aparecieron entre 1920-1924.

En 1931 se casa con Sture Lindgren con el que tendrá a su hija Karin y del que toma su apellido. Entre 1946-1970 trabajó como editora para Rabén & Sjögren, hecho que le permitió conocer el mundo de la literatura infantil y captar, como pocas escritoras de su tiempo, la peculiar sensibilidad de los niños y que la hizo llegar a los críos escandinavos con inusitada fuerza, la llegada de la televisión y las historias animadas le harían popular en todo el orbe.

 En Pippi Calzaslargas centró y narró las extravagantes aventuras de una huérfana de nueve años, la pelirroja vivía sola con su caballo y un simpático monito como únicos compañeros de infortunio. Después de ese título escribiría más de 50 obras pero ninguna le dio tanta popularidad ni se celebró tanto como la de la extravagante pecosita, sus llamativas medias y sus largas coletas. Sobre este personaje hizo cuatro libros. Siguieron otras historias como la dedicada al niño detective (1946: El detective Blomquist); un moderno cuento de hadas (1954: Rasmus y el vagabundo); o los cuatro libros sobre El travieso Miguel y la granja en la que vivió (el primer volumen apareció en 1963), también llevado a la televisión; fue una trilogía basada en la infancia de su propio padre y relataba las peripecias de la vida en el medio rural. En 1967 se realizó la primera serie para la televisión con la famosa pecosita, dirigida por Oller Hellborn, en el papel de protagonista, la niña Inger Nilsson. En 1973 la Universidad de Linköping (Suecia) le concedía el doctorado Honoris Causa a la escritora, uno de los muchos homenajes en el trayecto final de su vida.

Rechazó las convenciones sociales de su tiempo (algo sabía cuando, siendo  adolescente, se ve obligada a abandonar su tierra natal y buscar el anonimato en la gran ciudad para ser madre y no avergonzarse por ello). Se especializó en los temas que realmente interesaban a los niños con un lenguaje sencillo pero sin obviar los problemas de la sociedad de su tiempo: la violencia, el dolor, la muerte (otro tabú en este tipo de literatura, aunque no sea lo mismo en el mundo de la historieta) el respeto a los demás y el derecho de los niños a vivir su propio mundo; en definitiva a ser ellos mismos. Su escritura denota la influencia de su infancia y sus propias vivencias, relatos en los que intercaló situaciones y hechos en los que primaba la fantasía y la magia de esa inigualable fábrica de sueños que es la mente humana. En 1975 escribió su autobiografía Mi mundo perdido. Imaginamos que en el centenario de su nacimiento se recuperarán muchos de sus libros y se proyectarán algunas del casi medio centenar de películas inspiradas en sus relatos.

Está considerada una autora innovadora en la narrativa infantil, en sus trabajos suele mostrar los niños como personajes sensatos y los adultos como los seres raros, los incomprendidos. En cierta medida, el mundo al revés, o sea: desde la perspectiva infantil. En los últimos años de su vida se comprometió con la protección de la naturaleza y el medio ambiente, épica que la convirtió en una de sus máximas. Los protagonistas de sus obras son irreverentes, fuertes, inteligentes, débiles, con miedo: casi humanos. Sus obras reflejan el humanismo y la paz, el respeto y la solidaridad. También nos vienen infinidad de preguntas al contemplar su obra dentro del panorama literario infantil-juvenil porque ¿quién tiene la capacidad para anular la relatividad del mundo infantil? ¿Acaso las situaciones disparatadas, anárquicas si se quiere, no son situaciones en las que también, a veces, nos encontramos los adultos? En cierto sentido, la literatura infantil transporta a los críos a un mundo que les permite su propio conocimiento como personas y, posteriormente, mantener el equilibrio en un mundo real en el que tendrán que vivir.

Era célebre su pensamiento cuando se le preguntó acerca del por qué en cuanto a su aventura literaria: "No tengo ninguna intención didáctica, ni con Pippi, ni con ningún otro libro. Escribo para entretener a la niña que fui y que sigo siendo. Espero que también los demás niños se diviertan conmigo. No sé cómo debe ser un libro infantil, trato de ser auténtica; auténtica en el sentido artístico, que es lo único que me propongo cuando escribo. No es necesario tener hijos para escribir libros para niños. Basta con haber sido niño y recordar la propia infancia". ¡Cuanta sabiduría, sobre todo si comparamos con otros escritores que, una vez alcanzada la fama, deciden renegar de todo su pasado!

A lo largo de su exitosa carrera como escritora fue honrada con numerosos premios: Nils Holguerson (1950); Premio Nacional de Literatura (1957); Hans Christian Andersen (1958); Medalla de la Academia Sueca (1971); Honoris Causa por la Universidad de Leicester (Reino Unido) y el Premio de la Paz (Libreros Alemanes), ambos en 1973. La de Varsovia se lo concedería en 1989; la UNESCO en 1993 le honrró con el Internacional del Libro. En 1996 se descubría la estatua realizada por Majalisa Alexanderson en el Parque Tenerlunden (Estocolmo).

El responsable de la confección de los cinco efectos [Pippi también se recuperó en la reciente emisión del L aniversario de los dibujos animados en la televisión pública sueca] fue el afamado ilustrador del diario Dagens Nyheter, Björn Berg, también autor de los dibujos del travieso Miguel. Filatelizada en el 2002 con motivo de su desaparición de la escena, en ese momento se le dedicó una hojita de siete sellos de 5 coronas, en el centro nos mostraba una sonriente Astrid y alrededor ilustraciones inspiradas en su legado literario y sus famosos personajes. La del cincuentenario de la televisión fue puesta a la venta el 11 de noviembre de 2004, valores acifrados para la campaña navideña que el correo tradicionalmente realiza rebajando las tarifas para facilitar el intercambio epistolar dentro del territorio nacional. Finalmente, la del centenario de la escritora, una emisión conjunta que ponen a la venta simultánea el correo alemán  y el sueco, se trata de una hojita bloque (Suecia) y un sello aparecido en minipliego por parte del Deutsche Post.

La emisión alemana en minipliegos de diez ejemplares y su primer día (8 Nov. 07), simultáneo en Berlín [Miguel montado en sus zancos] y Bonn [Miguel corriendo]. Fue diseñado por Ernst y Lorli Jünger (Munich), el grabado fue del sueco Lars Sjööblom, impresos por la prestigiosa imprenta del estado austriaco en Viena. El sello de la emisión conjunta fue tomado de una foto que le realizara Roine Karlsson que nos muestra a la escritora al final de su vida en una desenfadada pose de brazos sobre la cabeza y a ambos lados su famosísimo "Miguel el travieso" que, como ya citamos más arriba, corresponde al ilustrador Björn Berg. El facial fue de un euro, aunque los alemanes hace años dejaron de indicar la moneda y simplemente escriben 100 [en esta emisión, números rojos] a secas, economizan hasta en ese pequeño detalle: ¡Y les va bien: Berlín, verano de 2007, una cerveza mediana -nada que ver con el tercio español que nos colocan como mediana- y la comida, pagué 7 euros en una calle próxima al célebre Zoo!

La emisión sueca tuvo varias cositas más, al margen de ser presentada conjuntamente con la alemana (difusión y ventas simultáneas en ambos países, con ello relanzan los libros y las historias que se venden, muy bien, sin mucha propaganda o ¿tendríamos que decir "marketing"?), la hojita bloque la diseñó Gustav Martensson, la hoja DIN A4 fue realizada por Norbert Tamas y las fotos por Weine Lexius/Scanpix. Incluye no sólo la hojita sueca, también el sello alemán y la correspondiente información sobre la escritora.

En la emisión navideña de Suecia también encontramos que los cinco valores acifrados y tarifa reducida para la campaña de Navidad, (4 sellos en carnets de diez ejemplares y un quinto emitido en bobinas) nos ofrecen a la pequeña Pippi jugando en su mansión de Villekulla mientras está preparando las típicas galletas nórdicas con la ayuda de su monito Nilsson. Estos sellos están inspirados en el legado del ilustrador Ilon Wikland, un estonio que escapó a Suecia en 1944; durante más de cuarenta años colaboró con la célebre escritora. Los cuatro sellos restantes son autoadhesivos y fueron realizados en carnet combinado de diez ejemplares centrados en Lotta (Troublemaker Street) y Mardie, en todos los casos tenemos escenas típicas de las entrañables fiestas de la cristiandad que tan magistralmente nos dibujó Wikland, fueron llevados al formato del sello por Vang Nyman y Olöf Baldursdottir. Incluyendo estos cinco faciales, los del 50 aniversario de la televisión y la hojita conmemorativa con motivo de su muerte, Astrid Lindgren se convierte en una de las escritoras que más veces fue filatelizada por el correo de su país. Mérito no le falta y por algo es una de las autoras más universales de cuantas se dedicaron a la literatura infantil y juvenil en el siglo XX.

 

Una bibliografía completa en www.imaginaria.com.ar/12/2/Lindgren.htm o las del mercado español a través de www.editorialjuventud.es/AstridLindgren.htm lamentablemente no atendieron nuestro correo en busca de material para el artículo. También pueden repasar Educación y Biblioteca, marzo / abril del 2002 nº 128.

 

www.astridlindgren.se

www.posten.se/stamps

kundservice@pf.posten.se

JUAN FRANCO CRESPO

lacandon999@gmail.com

 

0 comentarios:

Publicar un comentario

infolinks

Search

Popular Posts

 
Este sitio utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +