Translate

English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

Sponsor

Twitter



Una reciente emisión del servicio postal croata fue consagrada a los faros de tres islitas del Adriático. Se trata de de una serie de tres efectos [3,10 y 2x7,10 Kunas] aparecidos el 31 de mayo de 2012. Fueron diseñados por Orsat Frankovic con fotos de Andrija Carli, impresos en minipliegos de diez ejemplares en offset multicolor, papel blanco, engomado, de 102 gramos y una tirada de 100.000 series completas, tamaño 48.28 x 29,82 mm. Muestran los faros de San Pedro (Petar), San Nicolás (Nikola) y Pokonji (Islas del Infierno).
 
BRAC (FARO DE SAN NICOLÁS)
Aquí encontramos uno de los más pequeños faros de los que tenemos en toda Croacia, se trata del denominado San Nicolás en la zona norte de la isla y situado en un pequeño promontorio de una bahía próxima a Pučišća, durante el período de la monarquía austro-húngara. Tras decidir la ubicación iniciaron la construcción del camino terrestre que prácticamente no ha cambiado desde entonces para poder acceder a este vigilante del mar levantado con piedra de la zona en 1882 (CXXX aniversario en 2012) y, desde entonces, su haz luminoso es el más conocido -y apreciado- por los hombres del mar.
El faro es una pequeña torre de unos sesenta metros que descansa sobre una galería en la que vivieron los fareros hasta que fue automatizado a finales de los noventa (XX); sólo tiene un pequeño añadido: la cisterna de agua para consumo humano. En la planta baja hay una minúscula capilla con una estatua consagrada al santo que da nombre y que bendice la instalación. La pequeña carretera se cierra durante el verano y se convierte en un agradable paseo para los turistas -muchas veces visitan Pučišća y no descubren ese bello rincón- que deciden dejar el auto y darse una buena caminata para descubrir un monumento con encanto. A pesar de los modernos sistemas de navegación, el faro sigue siendo el guía imprescindible, sobre todo en las noches de tormenta o de fuertes vientos: es la referencia obligada para los marinos y el guía que les conduce de manera segura al refugio correspondiente.
Una de las playas más atractivas de esta coqueta isla es la de Bol, una especie de "v" si podemos contemplarla desde el aire, finísima y dorada arena que cambia con la marea y se traduce como "Cuerno de Oro", es un rincón visitado especialmente por los amantes del windsurf.
Brac es la tercera isla más grande del Adriático croata, apenas mide 40 x 15 kilómetros, recortada y de profundos barrancos, morfología que le confiere un plus de encanto "salvaje" y cobija a unas 15.000 almas que anualmente reciben a varios centenares de miles de turistas a través de dos de sus puertos unidos a tierra firme por feries y su liliputiense aeropuerto trae el resto.
Sus canteras se explotan desde los más remotos tiempos, aún conserva bosques originales y una pequeña parte de su suelo se utiliza con fines agrícolas, aunque sus mayores ingresos vienen del ocio de nuestra sociedad: el turismo.
Ha sido una tierra sometida a los vaivenes de la historia: ávaros, bizantinos, venecianos, dejaron aquí sus huellas. Milna pasa por ser su ciudad más antigua, fue fundada en el XVIII y está ubicada en una bahía bien protegida frente a la isla de Solta. Sin embargo, la principal ciudad es Nerezisca en el centro mismo de la isla en donde puede admirarse el célebre león de San Marcos como símbolo de su importancia durante la época de apogeo del comercio veneciano. Pero, según la bibliografía consultada, será en Bol donde encontraremos uno de sus edificios más antiguos, el monasterio dominico (1475) que descansa en el cabo rocoso de un extremo del pueblo; desde este pequeño núcleo parte también una de las rutas terrestres predilectas por los visitantes y que atrapa al que la realiza: el ascenso al Monte Vidota Gora [San Vito] que nos deja a casi 800 metros de altura, una de las máximas de todas las islas dálmatas, muy cerca encontramos un monasterio fortificado, el de Samostan Blaca.
Los arqueólogos dicen que el primer asentamiento humano se ubicó en SKRIP en donde se cree nació la madre del Emperador Constantino, tanto la iglesia como su altar mayor están consagrados a ella y, allí mismo, tenemos el coqueto museo de Brac que bien merece una detenida visita para tratar de hacerse una idea de los asentamientos humanos de la región desde los más remotos tiempos. Los romanos, por ejemplo, extraían ingentes cantidades de piedra que sirvieron para numerosas obras civiles y militares, entre otros, los monumentos de Salona, el célebre Palacio de Diocleciano en la ciudad portuaria de Split o la Catedral de Sibenik. Esas piedras también viajaron a la mayoría de palacios e iglesias de la inmortal Venecia. Pero podríamos más lejos para encontrarlas, por ejemplo, en la Casa Blanca o el Palacio Real de Estocolmo. El inventor de un revolucionario sistema de corte de la piedra, Juraj Dalmatinac, tiene su estatua en Sibenik, una preciosa ciudad portuaria que tiene un especial encanto.
 
MAKARSKA (FARO DE SAN PEDRO)
Esta instalación se ubica en la denominada Riveria de Makarska que se extiende desde Brela a Živogošće donde se localiza un frondoso paseo que nos deja en el macizo de Biokovo. Pasa por ser uno de los complejos dálmatas más populares entre los turistas que visitan la región y su bahía está protegida por la península de San Pedro que es la que da el topónimo al faro.
Originariamente, durante el imperio romano, aquí se localiza Muicurum que acabó siendo destruida por los godos en el 548. Reconstruida, el núcleo fue integrado en el reino de Croacia hasta 1499 cuando los turcos invadieron la región y la ciudad se convirtió en un bullicioso puerto y gran centro comercial en el Adriático hasta el fulgurante resplandor de la República de Venecia.
Para los amantes de los monumentos religiosos tenemos aquí los monasterios de Sv. Filipa Nerija [San Felipe Neri] levantado en 1757, en su claustro se distinguen restos de la época romana y medieval. El Samostan Franjevački [Monasterio Franciscano] data de 1614 sobre los restos de otro procedente del siglo XV, en él encontraremos el célebre y exclusivo Muzej Malakoški [Museo Malacológico] con una excelente colección de conchas [los amantes de estos moluscos también tienen una bella muestra en la Isla Negra de Pablo Neruda].
Su faro, apenas a 800 metros del centro histórico, es uno de los símbolos de esta extensa zona playera, es un agradable paseo para el visitante que encuentra en el camino gran cantidad de tamarindos. Está incluido en el proyecto histórico-cultural de explotación turística "Stone Lights", un programa que permite residir en los faros integrados en la red con unas tarifas bastante atractivas. Actualmente es muy utilizado por los novios que suelen celebrar aquí la ceremonia civil. El gran apartamento de los fareros se ha convertido en tres preciosas habitaciones que muchos acaban alquilando en su conjunto para pasar los inviernos en una zona bien tranquila y relativamente civilizada en la estival y bulliciosa playa. Digamos, de paso, que es uno de los motivos más frecuentes de las postales que los turistas compran con motivos de Makarska.
El edificio fue finalizado en 1884 y se le dio el nombre con el que popularmente se conocía el promontorio sobre el que se levantó la base pétrea cuadrangular del histórico faro. Su potente haz luminoso es visible entre Split y la península de Pelješac. La luz rota a una altura de once metros y puede verse desde cualquier posición marina. La superficie total construida sobre una base de 80 metros es de 220 m². La instalación está totalmente automatizada y conectada con la red eléctrica urbana lo que permite disponer de todas las comodidades de nuestra época en una privilegiada atalaya. Todavía está en uso la vieja cisterna que recoge toda el agua de lluvia que sirve para atender las necesidades de los nuevos robinsones.
 
POKONJI DOL
Esta es una de las pequeñas islas del grupo de las Paklinski, está situada a sólo dos kilómetros de Hvar y a unos 470 metros de la costa, apenas tiene 150 metros en su parte más ancha. Se trata de un saliente rocoso prácticamente desforestado cuya única utilidad ha sido el faro.
Prácticamente es un promontorio circular de apenas  ¼ de km². En su parte central se levanta el edificio rectangular de dos plantas y en su mismo centro la torre desde donde el faro emite su señal luminosa que por la noche es visible en la isla opuesta de Jerolim. Se trata de una muy intensa zona naviera en la que los yates tienen muchas de sus rutas de esparcimiento y de las líneas que unen Korčula [la patria de Marco Polo], Lastovo y Mljet. El edificio está levantado sobre una configuración geológica difícil y la zona está llena de salientes rocosos que provocan frecuentes percances.
Fue levantado en 1872 y sólo dos familias de fareros consumieron aquí su existencia hasta que fue totalmente automatizado a finales del siglo XX mediante una serie de paneles solares. El edificio cuenta con 220 m² de superficie construida, en la primera planta y en la superior vivían los fareros y la planta baja estaba acondicionada para las habitaciones de los trabajadores desplazados para su mantenimiento., La torre, a 22 metros de altura, emite un haz luminoso visible a varios  kilómetros gracias a su potente color rojo, en la actualidad se emite un haz blanco cada cuatro segundos y es visible a unos 15 kilómetros de distancia. Durante el verano suele ser utilizado como sede de colonias por los escolares croatas que tienen aquí un lugar bien tranquilo y soleado. En su planta baja también funciona una pequeña sala o galería pictórica. Según la Wikipedia, sus coordenadas geográficas son 43º 09' 24" N – 16º 27' 10" E y está considerada como el centro geográfico de las islas del Infierno [Hell Islands].
 
Nota: Elaborado con materiales facilitados por el Correo Croata.
 
 
HP-Hrvatska posta d.d.
OFFICIAL PHILATELIC SERVICE
Jurisiceva, 13
HR-10000 ZAGREB (CROACIA)
JUAN FRANCO CRESPO
 
 


0 comentarios:

Publicar un comentario

infolinks

Search

Popular Posts

 
Este sitio utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +